domingo, 9 de junio de 2013

"100 MITOS DE LA CIENCIA" (2012) de Daniel Closa i Autet

Poco sé del autor de este libro tan curioso, en el sentido mas heterodoxo del término. Nadie podrá decir que no ha podido terminar este libro, ya que se lee de manera sumamente fácil. Cada una de esas 100 preguntas se resuelve en un par de páginas y con gran didáctica. 

Tratar de reseñar este libro, como tantos otros que se basan en preguntas y respuestas, es tarea imposible a menos que resuma una a una las preguntas. Lo más que se puede decir, y ya es mucho si tenemos en cuenta la cantidad de libros parecidos que hay en el mercado, es que la selección de preguntas es la más seria y rigurosa que he podido encontrar entre todos los que he ojeado de por el estilo. Podría copiar directamente el sumario del libro, pero ofrezco al blogero las más sugerentes para mi, aunque con ello deje muchas en el tintero:

Arrancar una cana hace que salgan más canas, hay que beber dos litros de agua diariamente, la inteligencia se puede medir, los resfriados los causa el frío, la vitamina C cura el resfriado, la dieta vegetariana es más fácil, el azúcar moreno es más saludable que el azúcar blanco, la memoria de los peces solo dura unos segundos, el hombre viene del mono, la evolución no es fiable porque solo es una teoría, en verano la Tierra está más cerca del sol que en invierno, la gran muralla China es la única construcción humana visible desde el espacio, Albert Einstein sacaba malas notas en matemáticas, en el zodiaco hay 12 signos, una cuchara en una botella de champagne impide que salga el gas, en un avión el cambio de presión puede hacer que los pechos de silicona estallen... etc.

Todos estos mitos y otros muchos más son descartados con humildad y sabiduría. Nada impide que se vuelva a leer varias veces según nos asalten las dudas más estúpidas y los bulos más supersticiosos que rondan en boca de tantas personas.

2 comentarios:

  1. en un avión el cambio de presión puede hacer que los pechos de silicona estallen..

    No esta mal, la próxima vez procuro sentarme junto a una buena tetona a ver que pasa...:-),,,,

    Es bueno que te hagan reir.....

    ResponderEliminar
  2. Cierto.... pero recuerda que en este caso es credulidad y no las risas lo que alimentaron este mito, que en España cuajó con Ana Obregón. Otros mitos son todavía más ridículos, y tambiñen analizados en este libro, como por ejemplo, que la radiacción de los teléfonos móviles permite cocer un huevo con un par de terminales... esa sí que es buena.

    ResponderEliminar